Hoy día las artes marciales no serian necesarias para hacer la guerra como antiguamente lo fueron y, lo que ha quedado de ellas parecen mas artes marciales marcianas y artes marciales submarinas. Las estrategias militares se usan actualmente en otros ámbitos mas que en la guerra. Nos han quedado las estrategias del “El arte de la guerra”, Sun Tzu y “36 estrategias chinas” aplicadas al ámbito empresarial y la forja psicológica de la personalidad para quien las quiera aplicar.

De transformación de las artes marciales en marcianas, me refiero a que al principio era que a partir de unos movimientos armónicos para el conocimiento del “flujo vital de la energía” se ha pasado a un “show de manporros”. Las solían practicar principalmente hombres.

Las artes marciales submarinas podrían ser las del juego sucio que se hace en los partidos de waterpolo femenino. Buscando juego sucio en waterpolo masculino he encontrado poca información en Internet. Pero no dudo que también se practique el juego sucio en el waterpolo masculino.

Sin el componente filosófico o religioso las artes marciales orientales quedan en occidente en un ballet marcial militar. Aunque algunos profundizan en la filosofía y en esa búsqueda de ese flujo vital de la energía propia. En la adolescencia son una buena enseñanza para formar el carácter, el auto-control y educar también al cuerpo.

Quien tenga la suerte de encontrar buenos profesores que no practiquen artes marciales marcianas ni artes marciales submarinas tendrá mucho ganado. Y se puede extrapolar a disciplinas que no sean las artes marciales.


Comparteix