Amiguismo

Las buenas maneras de la educación no casan con el amiguismo. Alguien honesto circula con los amigos pero sin llegar a ser amigos. El amiguismo es más bien un concepto de soborno social. Y por el hecho de tener una vinculación social con las personas se puede tender a coaccionar sutilmente, dejarse vencer por no defraudar, hacer la vista gorda, falsear sentimientos, evitar enfadarse cuando la autoestima peligra o adular gratuitamente. Etcétera.


La falsedad del amiguismo vincula a las personas, y a la vez las separa. Bombardea las neuronas espejo y como consecuencia la empatía.


Puede parecer un juego de seducción descafeinado. En cambio, no es ni seducción, ni café, solo un juego que se gana al inicio y se pierde con el tiempo. La bola de nieve se hace grande y se deja para el futuro lo malo.


En el Trabajo


El amiguismo en el Trabajo se confunde con hacer la pelota. Pero también pone palos a las ruedas a los que son más profesionales y no quieren agradar, solo hacer un Trabajo. Aunque la palabra Trabajo en el lugar que haces las tareas a cambio de un sueldo, en catalán la llamamos “feina”. La palabra Trabajo etimológicamente proviene de un elemento de tortura y la palabra “feina” proviene de “lo que queda por hacer”. En un caso es una tortura y en el otro es más professional. Cuidando siempre como hablamos y usamos las palabras para que nuestra higiene mental sea buena y no saboteada por como lo decimos.


Personas sensibles


Personas con poca templanza, metes débiles o con algún problema psicológico pueden caer en el amiguismo. Las personas con necesidad de ser reconocidas también. La variedad de perfiles de personas que nos vamos encontrando a las personas sensibles les cuesta más encontrar un punto de equilibrio.

Posible solución al amiguismo


Al otro lado del amiguismo no es hacerse, el esquivo, es tener asertividad.


Comparteix...

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

error: Protected content !