La utilidad de un capricho es lo que puede venirnos a la mente referente a si podemos permitirnos tenerlo o no. En economía la utilidad es la capacidad que tienen los bienes de satisfacer las necesidades humanas. Entonces la ganancia que obtenemos de un capricho seria la satisfacción que nos produce el capricho y si satisface nuestra necesidad o el objetivo que tenemos en mente.

Lograr el efecto que se desea (la eficacia) para obtener la satisfacción del tomador del capricho, es producto del trabajo de los vendedores, empresas o personas que alquilan sus servicios o venden sus productos. Pero no todos piensan que tienen que satisfacer los deseos de los otros sino solo vender o alquilar sus servicios.

El método suavizado del servilismo a los otros sin esperar nada no es muy bienvenido. Puede haber desconfianza referente a que puede pensar el otro de “que quiere a cambio?”. O la tendencia a ayudar a todo el mundo es menospreciada por algunos o sobre-aprovechada por otros.

La experiencia del usuario es mas importante que el producto o servicio. I si sabemos adivinar el objetivo de demandante de caprichos y la necesidad que tiene, podemos obtener algo a cambio para satisfacer nuestros otros caprichos. Digamos que es un proceso de intercambio de caprichos o necesidades.

El capricho es una idea o propósito que uno forma de manera arbitraria, fuera de las reglas ordinarias y comunes y sin una razón aparente.

Sesgos cognitivos

  • El efecto arrastre social que hace que hagamos lo que muchas otras personas hacen o creen.
  • La manera como se deducen conclusiones según sean presentadas las opciones.
  • La tendencia a prevalecer las informaciones que confirmen nuestras hipótesis.
  • Las decisiones a que optamos se ven diferente si las evaluamos de manera junta o separada.
  • La tendencia a atribuir propiedades según el entorno que se produce.

Estos son algunos de los sesgos cognitivos a tener en cuenta cuando tenemos o tienen un capricho. Que aunque podemos luchar contra ellos y decidir optar por lo contrario siempre nos afectan.

Y podemos seguirnos preguntando de la utilidad de un capricho o evaluarlo.