El mamífero y la bípeda

B.- Oye, tu ! Mamífero.

M.-Dime, querida bípeda.

B.-Tu masa encefálica no recuerda que luna es hoy? Hoy hace 365 lunas que unimos anillos. No lo debemos regar con estrujadas uvas gasificadas?

M.-Lo siento, hace varias lunas que estoy circunspecto conmigo mismo. Me voy con el desplazador de mamíferos a intercambiar mi Tripalium por estrujadas uvas gasificadas valiosas, en la ubicación de productos intercambiables.

Mas tarde, cuando el contador de tiempo arenoso había llegado a agotarse apareció el mamífero en la pomposa choza. Había traído de la ubicación de productos intercambiables dos recipientes de estrujadas uvas gasificadas y una floreciente hierba roja para chantaje emocional.

La boca de la bípeda se puso como luna de cuarto menguante cuando apareció con la hierba roja para chantaje emocional. Después la bípeda le acercó la boca como luna de cuarto menguante con la boca de luna llena del mamífero.

La masa encefálica del mamífero sonreía al pensar el intercambio de fluidos con derecho de autor que echaría con la bípeda al irse el sol.


Comparteix